Cítrica, floral y amaderada: las familias olfativas

Hay ciertas personas que escuchan una canción y saben reproducir la melodía exacta tocando un instrumento y otras que sólo con degustar un plato de alta cocina, descifran todos y cada uno de los ingredientes que lleva. También existen aquellas que desmigan todos los componentes de una fragancia solo con olerla un momento. Si el olfato no es lo tuyo, pero siempre te ha gustado el mundo de los aromas y las fragancias, la siguiente clasificación de familias olfativas te será de utilidad.

El mundo de los aromas y las fragancias es muy complejo, un perfume cualquiera puede llegar a componerse de infinidad de notas. Sin embargo, existe un sistema de catalogación para clasificar los perfumes según la familia olfativa a la que pertenezcan. Existen siete grandes familias que se subdividen en más y se van actualizando para incorporar las nuevas notas que los perfumistas contemporáneos van descubriendo y creando.

  • Cítricos. Son frescos, ligeros y limpios. La base de todos son las frutas cítricas como el limón, la naranja, el pomelo o la mandarina. Los perfumes que pertenecen a esta familia suelen ser unisex, jóvenes y destinados al día a día. Van muy bien con aromas florales para dar un toque femenino y con los amaderados para uno más masculino.
  • Florales. Como su nombre indica, los materiales principales de esta familia son las flores (rosas, jazmines, lirios… y un largo etcétera). Además, es una de las familias más importantes porque en ella se incluyen la mayoría de los perfumes femeninos. Se trata de fragancias dulces y delicadas.
  • Amaderados. Las maderas de los árboles son las principales fuentes de notas olfativas para esta familia, que suele estar destinada para perfumes masculinos o para los femeninos con un toque misterioso y elegante.

En Oh B&S Parfums tenemos perfumes de equivalencia de todas las familias olfativas. ¡Encuentra lo que buscas en nuestra tienda online!