¿Cómo se hace un perfume?

Tal y como os hablamos en la entrada sobre los orígenes del perfume, es a los griegos y a los árabes a los que tenemos que agradecer la creación de uno de los pequeños placeres de la vida, una buena fragancia. Sin embargo, los métodos de fabricación que estos utilizaban hace siglos se han quedado obsoletos y hoy en día los perfumes se fabrican con unas técnicas diferentes y más modernas. ¿Quieres saber en qué consiste la producción de un perfume?

Uno de los métodos de fabricación de perfumes más común es la destilación. Se usa sobre todo con plantas, hierbas y flores y consiste en separar las partes sólidas de los elementos etéreos. La parte que contiene la esencia de la fragancia se machaca y se introduce en un utensilio que sirve para destilar una sustancia volátil, compuesto por un recipiente para calentar el líquido y un conducto por el que sale la sustancia destilada, al que se denomina alambique. El alambique se llena de agua hasta que todo el producto esté bañado y comienza la destilación, de la que saldrán separados las esencias del agua.

Para los perfumes cítricos se utiliza la expresión, un método que no implica el calor de la destilación, con el que se estropearían los frutos como limones, limas o naranjas, por ejemplo. Las fragancias se obtienen de las cortezas de los frutos, que son comprimidos para sacar su extracto, el cual se filtra luego con un papel mojado para separar los aceites esenciales del agua.

En Oh! B&S Parfums  utilizamos aceites esenciales naturales y los mejores fijadores, lo que hace que los perfumes de imitación Oh! tengan una extraordinaria duración. Además, hemos estudiado más de 280 fragancias para realizar una selección con la que satisfacer a cualquier persona. Entra en nuestra tienda online y elige los que más te gusten.